1.7 – Concluyendo el Capitulo

Salidas. Plotter, eTransmit, exportar e importar archivos

Una vez que se ha esbozado la forma de abordar la elaboración de un nuevo dibujo o diseño con un programa de C.A.D., así como las diferencias más destacables respecto al trabajo  manual, aún queda pendiente la tarea de pasar ese dibujo a un papel, soporte físico o bien darlo a conocer a otras personas o usuarios como parte del destino final, ya sea formando parte de un proyecto o documento técnico, o como apoyo de una charla o reunión de trabajo en la que se muestran o comentan diseños previamente realizados.

Esta tarea en el caso del trabajo manual esta directamente ligada al propio proceso de elaboración del dibujo, con la salvedad de la realización de copias múltiples en las máquinas heliográficas, desde el papel vegetal, que en una oficina técnica puede ser una tarea laboriosa.

Al abordar el diseño desde un programa de CAD, esa tarea queda separada de la elaboración  del dibujo, que normalmente se realiza sobre la pantalla del ordenador, y habitualmente la denominamos “trazado” o “ploteado” por derivación del nombre de las máquinas o dispositivos especiales (“plóter”) que se emplean para ello.

Este tipo de dispositivos hace algunos años eran muy específicos para esta tarea, y se basaban en el uso de un conjunto de plumillas de diferentes gruesos o colores, que iban dibujando sobre un papel los distintos trazos que configuraban el diseño previamente elaborado en el ordenador. Se emplean formatos superiores al A3, normalmente A1 ó A0 dependiendo de las costumbres del sector y el papel se suministraba en rollo continuo u hojas sueltas.

Este tipo de plotter disponía normalmente de un sistema de rodillos que sujetaba el papel firmemente sobre un tambor, y lo movía en esa dirección con mucha agilidad. En la dirección perpendicular se desplazaba una guía, que con un mecanismo de selección iba cogiendo cada una de las plumillas que requería el diseño y mediante la combinación de ambos movimientos sincronizada con precisión entre las dos direcciones, iba construyendo el dibujo con resultados muy llamativos para los espectadores noveles.

Actualmente ese sistema está obsoleto y los dispositivos actuales, utilizan la impresión por “chorro de tinta” que es la misma que en la mayoría de las impresoras, hablándose incluso de “impresoras de gran formato” para referirse a estos dispositivos. El uso y configuración de los mismos dentro del ordenador y el programa, es prácticamente igual que las impresoras habituales.

A la hora de configurar el trazado desde el programa en primer lugar es preciso que el plotter o impresora se encuentre conectada y configurada dentro del Sistema Operativo. Hace algún tiempo estos aparatos traían algunos “drivers” específicos para la comunicación directa con el “AutoCAD”, pero la evolución más reciente ha  supuesto que habitualmente se configuren como una “impresora” más del S.O.

Dentro del AutoCAD cuando se va a realizar el “trazado”, se invoca la orden específica “PLOT”, e inmediatamente aparece un “cuadro de dialogo” relativamente amplio, en el que se configuran diferentes opciones y requisitos del trazado que vamos a comentar a continuación. De todas formas, además de la orden “plot”, se puede observar en el menú de persiana “File”, un conjunto de varias órdenes relacionadas:

Entre ellas cabe destacar “Page Setup Manager”, que invoca otro cuadro de dialogo que permite definir una etiqueta de presentación almacenando un conjunto de especificaciones concretas que luego pueden ser invocadas por su nombre. La orden “Plotter Manager” permite mediante un asistente definir un “Plotter Virtual” con un conjunto de especificaciones de trazado por defecto, e incluso un dispositivo diferente que se almacena con un nuevo nombre en la lista de Plotters. “Plot Style Manager” Permite modificar o crear un archivo de estilos de trazado, que determina el repertorio de parámetros opcionales que regula el comportamiento (color, grosor, transparencia, pauta de trazado, etc ) de cada uno de los 256 colores internos del AutoCAD.

Antes de detallar las referencias del cuadro de dialogo, hay que decir que el problema del trazado, siempre implica definir un área rectangular con unas dimensiones determinadas en el modelo que tenemos dibujado en AutoCAD, para trasponerlo a “otro área rectangular” que vamos a definir, a través del plotter, sobre una hoja de papel. Es la correspondencia entre los tamaños de esas dos áreas, medidas por la longitud de sus lados, la que define la ESCALA del trazado como una simple regla de tres. Conviene advertir que esa relación numérica que representa la escala puede quedar definida en ambos sentidos, en cuyo caso los valores numéricos son inversos entre sí, lo cual suele despistar a muchos principiantes.

Por otra parte puede suceder que las áreas rectangulares no tengan la misma, proporción (largo/ancho) y además la definición a través del cuadro de dialogo, dispone de gran cantidad de parámetros con formas alternativas de hacer las especificaciones, que a veces implican o condicionan otros datos posteriores. En todo caso si se presta algo de atención y se lee con calma, el cuadro es perfectamente claro y bien explicado.

En el cuadro de dialogo del trazado, lo primero que se elige de una lista desplegable, es la “página preconfigurada” si la tenemos definida. También se puede definir sobre la marcha con un botón a su derecha. A continuación se elige el dispositivo de otra lista desplegable, donde encontraremos todas las impresoras del SO incluso en red, o también los dispositivos virtuales. Una vez elegido el dispositivo de trazado, tenemos otra lista para seleccionar el formato de papel oportuno, que implica la definición indirecta del área rectangular de papel. Si no nos interesa ningún formato de la lista, siempre se puede definir uno personal con el botón “propiedades” a la derecha del dispositivo, o incluso en la configuración del dispositivo desde el S.O.

A continuación tenemos otra lista para definir dentro del dibujo realizado, un “área rectangular” cuyo contenido vamos a “imprimir” en papel. En la lista se encuentran varias formas de elegir esa área como: “Display” Es el área que se visualiza en la pantalla en ese momento, “Extens” Es el área mínima que cubre TODA la extensión del dibujo. “Limits” corresponde a una configuración propia del dibujo. “View” permite acceder a un conjunto de “vistas” que hayamos definido y almacenado previamente y “Window” Es la opción más común, que permite señalar directamente el área sobre el dibujo.

Una vez que se ha determinado el área de trazado, a la derecha aparecen las especificaciones de la escala. Si está activada la casilla de “ajustar a papel”, la escala queda bloqueada ya que se acomodan entre sí las dos áreas previamente definidas y se realiza el trazado con la proporción resultante que naturalmente no se va a corresponder con una escala normalizada. Si se desactiva esa marca, quedan abiertas las casillas de datos para configurar la proporción como mejor convenga, ya sea bien por unidades en el papel, o bien por unidades en el dibujo o incluso eligiendo una de las escalas preseleccionadas de la lista.

A la derecha del cuadro, que puede mostrarse u ocultarse, se encuentran otra serie de especificaciones como calidad de trazado, el archivo de estilos de trazado o la orientación del papel, la cual suele influir en la correspondencia entre las dos áreas de referencia. En todo caso antes de efectuar el trazado final es recomendable accionar el botón de “previsualizar”.

Otra utilidad vinculada con el final del trabajo, es la orden “eTransmit”, que mediante un cuadro de dialogo permite almacenar todo el dibujo en un archivo comprimido con extensión *.zip pero en este caso se incluye no solo la parte grafica que normalmente se guarda en DWG, sino que además empotra todas las librerías, referencias externas y estilos particulares que tenemos almacenados  en nuestro sistema y no se guardan con el DWG, por lo que al enviar este a otra persona, podría tener una configuración incompleta cuando lo abra con su propia versión del programa.

Formatos Raster/Vector y tipos de archivo [DWG / DXF / DGN / DWF / WMF]

Finalmente cabe decir que entre los “dispositivos virtuales” suele haber un conjunto de impresoras ficticias, cuya función es la de generar en un “archivo”, ciertos formatos gráficos especiales que contiene una versión correspondiente del trazado, como por ejemplo los PDFs, o bien DWF, e incluso archivos de formato “raster” como JPG o PNG.

En cuanto a los formatos de archivos “raster” y “vector”, ya se comentaron con anterioridad y sus características están perfectamente explicadas en Wikipedia. No obstante cabe decir que las versiones recientes de AutoCAD permiten “insertar” archivos de formato raster (TIF y PNG) dentro del área gráfica de trabajo, con la peculiaridad de que estos se comportan como un bloque unitario de forma rectangular, que se puede agrandar o reducir de tamaño manteniendo sus proporciones. El contenido del archivo se visualiza en pantalla como el resto de entidades, y aunque no se pueda editar su contenido, permite incorporar otros dibujos disponibles en papel, mediante su “escaneado” que una vez insertado, se amplia o reduce hasta ajustar su tamaño relativo al propio sistema de unidades del dibujo.

 

 


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/6/d458243285/htdocs/julioalvarez/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *