PERSONALIZAR el AutoCAD ( III )

Los Patrones de sombreado

Los patrones de sombreado en AutoCAD pueden responder a rellenos de color continuo o bien a patrones de líneas sucesivas que se repiten a una distancia uniforme y según el diseño con ciertos desfases cuando la línea tiene una pauta de trazos discontinuos.

El sistema de “patrones de sombreado”, funciona con arreglo a las definiciones contenidas en un tipo especial de archivos de texto plano (ASCII), que tienen la extensión “.PAT”, en concreto el programa dispone de dos de estos archivos, “acad.pat” y “acadiso.pat” que deben encontrarse en una carpeta localizada dentro de las trayectorias propias del programa.

Esos archivos tienen una organización bastante similar a los archivos de tipo de línea y lo mismo que aquellos pueden ser editados por el usuario con el fin de modificar los patrones que contienen o bien añadir otros nuevos que serán reconocidos por el programa a condición de que respeten la sintaxis y el formato específicos.

El manual de ayuda explica con bastante claridad como se elaboran los nuevos patrones, por lo que se recomienda su lectura. No obstante vamos a comentar de forma rápida la manera de crear nuevos patrones.

Dentro de los patrones de sombreado, se pueden distinguir en primer lugar patrones sencillos con línea continua, en un segundo nivel patrones con línea de trazo discontinuo, y finalmente patrones de línea con varios trazos en distintas direcciones.

Los archivos de tipo “*.pat” también admiten comentarios precedidos de punto y coma para identificar su contenido. La estructura de cada patrón, es similar a la definición de los tipos de línea aunque en este caso la definición se puede extender con otras líneas de texto. La primera línea de texto debe comenzar necesariamente con un “asterisco” y contiene dos campos separados por una “coma”. El primero es el que identifica el nombre del patrón, que no pude superar los 31 caracteres, y el segundo una descripción de texto.

A continuación el archivo puede tener una o varias líneas con el siguiente contenido:

“ángulo, origen x,origen y, delta x,delta y,trazo 1,trazo 2, …”

Esto supone escribir una serie de números separados por “comas” con los datos correspondientes al ángulo de trazado de las líneas, las coordenadas del punto por el que se pasa la primera línea del patrón, y a continuación los desplazamientos en las direcciones X e Y en las sucesivas repeticiones de la línea. Obviamente cuando el patrón de trazado es una línea continua, estos dos datos no tienen ningún interés, pero cuanto el patrón es discontinuo, esos dos números permiten ajustar tanto la separación entre líneas, como el desplazamiento relativo del patrón, a lo largo de líneas sucesivas.

Finalmente los últimos datos corresponden al trazo de la línea en sí y funcionan igual que en los archivos de patrones de línea. Si el valor del número es positivo, se dibuja el tramo correspondiente y si es negativo el espacio queda en blanco. Con el numero “0” se dibuja un punto.

El relleno con el patrón de líneas, se extiende de manera indefinida hasta llenar los “contornos” que se seleccionan al invocar la orden. Esa área se rellena de forma continua con el patrón que hemos definido hasta ocupar completamente toda la superficie con líneas paralelas a ambos lados de la inicial, con arreglo al desplazamiento relativo “delta y” y naturalmente al tamaño relativo que se especifica en la orden SOMBREA.

En todo caso el patrón de sombreado puede admitir en su definición, más de una familia de líneas repetidas cubriendo toda el área, y que a su vez pueden mantener el mismo ángulo de la primera, o bien pueden tener ángulos diferentes, sin mas que añadir nuevas líneas de texto en el archivo con la definición de los patrones.

Esta característica permite elaborar diseños de figuras que se repiten de manera uniforme y que pueden estar formadas por “estrellas, hexágonos, aparejos de ladrillo, etc, aunque con la condición de ser particularmente cuidadoso con la elaboración del diseño, y la correspondiente trascripción de los datos al archivo, además de hacer numeroso ensayos de comprobación hasta que todo funcione correctamente.

A continuación se enumeran los pasos para definir un nuevo patrón de sombreado:

1 – Abrir el archivo acad.pat o acadiso.pat en un editor de texto en formato ASCII.

2 – Crear una línea de encabezado con un asterisco y el nombre de patrón. (máx 31 caracteres)

3 – Escribir una línea de descripción que incluya:
– El ángulo en el que se dibuja la línea
– El punto de origen X,Y
– Un delta x de cualquier valor, si desea desfasar líneas alternas      en la familia de líneas
– Un delta y de cualquier valor
– Un valor para la longitud de trazo
– Un valor para una longitud de punto
– Un segundo valor opcional para una longitud de trazo          diferente
– Un segundo valor opcional para una longitud de punto    diferente

4 – Opcionalmente escribir sucesivas líneas que incluya todos los parámetros del paso anterior, manteniendo la misma dirección y distintos desfases, o bien diferentes direcciones para completar una figura compleja, como una estrella, un aparejo etc.

PERSONALIZAR el AutoCAD ( II )

Los tipos de línea

La personalización de los tipos de línea, constituye una de las primeras áreas donde aquellos aficionados a escudriñar los entresijos del programa o de cualquier otra cosa a su alcance, se internan en primer lugar, ya que a pesar de no resultar un sistema muy intuitivo, si resulta bastante fácil de operar, internándose en sus elementos con el fin de probar e imaginar nuevas alternativas o posibilidades.

El sistema de “tipos de línea”, funciona alrededor de un tipo especial de archivos de texto plano (formato ASCII puro), que tiene la extensión “*.lin”. El programa suministra de forma estándar un par de archivos con esa extensión, que son “acad.lin” y “acadiso.lin”. Cualquier usuario puede escribir nuevos archivos con una contenido diferente, que serán visibles, y podrán ser cargados solo con mantener la extensión “*.lin” y ubicarlos en alguna carpeta reconocible, o bien añadir nuevas definiciones a los archivos existentes, en cuyo caso debe tener la precaución de mantener la integridad de estos para no perder o alterar su contenido.

Estos archivos deben encontrase dentro de los directorios o carpetas del sistema, y pueden ser abiertos y editados, con cualquier editor ASCII como el “Notepad”, o bien si se utiliza cualquier otro editor de texto, hay que tener la precaución de “guardar” el archivo en ese formato, ya que si el editor intercala dentro del archivo sus propios códigos de control, este dejaría de funcionar correctamente.

Los archivos de tipo “*.lin” admiten como es habitual, comentarios precedidos de “punto y coma”, que ayudan a identificar el contenido del mismo. La estructura interna del archivo es parecida a la que se comentaba en la entrada anterior para los archivos de “comandos externos” y/o “alias de comando”, de forma que cada “tipo de línea” diferente que se incluye dentro del archivo consiste en un par de líneas de texto con las que se “codifica” el comportamiento o aspecto de la línea.

Las definiciones de cada tipo, se componen de dos líneas de texto sucesivas, de las que la primera contiene dos “campos” separados por una “,” ‘coma’, y la siguiente contiene además de una clave inicial, varios campos numéricos separados también por ‘comas’.

Los dos campos de la primera línea de texto, sirven para definir el “nombre” del tipo de línea con el que va a ser identificado dentro del programa, y a continuación una descripción del mismo, que puede incluir un texto aclaratorio o bien una especie de muestra esquemática, escrita con los caracteres mecanográficos comunes, que luego resulta muy útil, ya que esa descripción se muestra en los cuadros de diálogo del programa cuando vamos a elegir o seleccionar cada uno de los tipos.

El contenido numérico del patrón que se define en la segunda línea de texto, se basa en la idea de un trazo continuo, que solo se dibuja si el valor del número es positivo, y que cuando es negativo se deja el hueco correspondiente. Cuando el valor es “cero”, lo que representa es un punto asilado, que lógicamente solo tiene sentido si está entre dos valores negativos. Los valores numéricos naturalmente representan el tamaño de cada segmento en las unidades del dibujo, multiplicadas por el “factor de escala”, tanto del archivo de dibujo general, como del objeto de línea particular.

Con estas referencias podemos ampliar el archivo de tipos de línea con nuestros propios patrones o diseños, aunque hay que reconocer que los tipos que se suministran con el programa, además de operar correctamente con el factor de escala, que es el que suele dar más quebraderos de cabeza, casi siempre por no actuar de forma ordenada y sistemática, suelen cubrir la mayoría de las necesidades y este tipo de ampliación o personalización tampoco suele ser muy frecuente.

En todo caso la personalización de los tipos de línea, no termina solo con la distribución de puntos y discontinuidades sobre una línea recta de referencia, sino que también se pueden añadir dentro de la pauta de la línea, caracteres de texto o bien pequeños símbolos o “formas”, contenidas dentro de un archivo “SHX”.

La incorporación de texto dentro de los archivos de tipo de línea resulta sin embargo una característica mucho más útil, ya que permite especificar ciertas característica sobre algunas líneas, que pueden hacer referencia a su contenido como: “Gas”, “Alta Tensión”, o cualquier otra que sea oportuno. De hecho los archivos suministrados utilizan esta característica para generar un patrón de “zigzag”,  intercalar un par de corchetes, o un aspa para representar cercas, etc.

La forma de insertar caracteres en el archivo de tipos de línea, consiste en reemplazar uno de los números que se situaban entre ‘comas’ por un conjunto de valores encerrados entre corchetes.

Dentro de los corchetes se incluyen los siguientes campos:

[“texto”,nombreestilotexto,escala,rotación,desfasex,desfasey]

El campo “texto” identifica los caracteres que se intercalan en la línea, y el nombre del estilo identifica el “estilo de texto” que se va a emplear para representar los caracteres y que tiene que estar definido dentro del archivo de dibujo antes de cargar el tipo de línea, por lo que es recomendable utilizar el estilo “STANDARD”, ya que este siempre está definido.

A continuación se indican los valores para indicar la escala relativa, el ángulo de rotación de los caracteres y los desfases X e Y respecto a la línea de trazado, siempre identificados con su letra de referencia y a continuación del signo “=”con arreglo a la notación de ejemplo que se incluye a continuación o que se puede encontrar en el archivo de “Ayuda”.

                  [“AC”,STANDARD,S=.1,U=0.0,X=0.0,Y=-.05]

 Este codigo, supone intercalar en el patrón de línea, los caracteres “AC” representados con el estilo de texto “Standard”, a un tamaño relativo de 0.1 unidades de dibujo cada letra, las letras alineadas con la línea principal, y con un desfase de cinco centésimas negativas, respecto al centro de la línea.

Formas en los tipos de línea.

Las “formas”, son una característica poco utilizada del programa, que permite definir un conjunto de pequeños símbolos que se recopilan en un archivo, y se “codifican” mediante una geometría muy característica.

Esos símbolos se definen en un archivo de texto ASCII con extensión “*.SHP” que luego es compilado por el sistema para generar otro archivo “compilado” con la extensión SHX. El manejo de esta codificación esta pensado para que el funcionamiento interno tanto en la memoria como en el procesador sea particularmente eficaz, y de hecho es el tipo de codificación que se utilizaba en las primeras versiones para manejar los diseños de fuentes y tipografías. En resumen, un archivo SHX contiene un repertorio de formas simples o elementales, que se identifican pos un número de código ASCII o algo parecido, y se pueden insertar en cualquier dibujo a modo de pequeños bloques, aunque en este caso ya no se pueden editar, modificar o siquiera descomponer.

En un apartado específico de la Ayuda, se explica con detalle, la geometría y el sistema que permite diseñar y codificar este tipo de formas, aunque su utilización no es muy frecuente.

Cuando se dispone de un archivo de formas SHX, estas pueden ser a su vez incrustadas en los patrones de “tipo de línea” de una forma similar a los caracteres de letras, aunque en este caso se debe intercalar entra corchetes la siguiente codificación:

[nombreforma,nombrearchivoshx,transformación]

En este caso el nombre de forma es la etiqueta que identifica la “forma” dentro del archivo SHX, el nombre del archivo, es necesario para identificarlo, y además es preciso que se encuentre cargado y accesible dentro de las trayectorias reconocidas por el programa. Finalmente la transformación, es opcional, y se compone de una serie de valores que se identifican con una inicial en mayúsculas seguida del signo “=” y permiten definir distintos giros, escalas y desfases de la forma respecto a la línea principal.

Los parámetros de la transformación pueden ser:

R=## Rotación relativa
A=## Rotación absoluta
U=## Rotación vertical
S=## Escala
X=## Desfase X
Y=## Desfase Y

Un ejemplo para codificar una forma dentro del archivo de tipo de línea, puede ser:

[DIP8,pd.shx,X=0.5,Y=1,R=0,S=1]

En la “Ayuda” del programa se encuentran detalladas estas referencias.

 

 

PERSONALIZAR el AutoCAD ( I )

Hoy toca abordar un nuevo tema para continuar el desarrollo del blog. El tema elegido es la “personalización” del AutoCAD, siempre contemplada desde el punto de vista del trabajo alrededor del proyecto de arquitectura.

El AutoCAD siempre ha sido un programa o aplicación que desde los primeros momentos destacaba por sus capacidades para desarrollar componentes personalizados, aunque en las primeras etapas resultaban un poco complejas, probablemente debido más al desarrollo de los sistemas operativos y el nivel general de la informática. (No existía el sistema “Windows”, y se trabajada principalmente bajo MS-DOS, por otra parte para “editar” archivos de texto, el S.O. incluía un editor de líneas conocido como “EDLIN”, que podría calificarse como “tortura inhumana”, para cualquier principiante que tratara de iniciarse con algo de “ilusión” en el mundo de la informática.)

En la actualidad la situación ha cambiado notablemente tanto en las herramientas disponibles, como con la disponibilidad de Internet donde se pueden consultar y aclarar muchas dudas, y por otra parte el gran esfuerzo de difusión y claridad en la documentación de los distintos manuales que configuran el AutoCAD.

Si consultamos la “ayuda” de la última versión (Autocad 2012), vemos que dentro del primer apartado se ordenan cuatro entradas dedicadas al manual de usuario, la lista completa de comandos, un “manual de personalización”, y otro de controladores y periféricos.

Independientemente de este manual que tiene un carácter de recopilación general, se desarrollan también otras “guías de referencia”, respecto a los distintos entornos de programación, y particularmente el lenguaje AutoLISP, que constituye una variante del leguaje de propósito general  LISP, basado en “listas” y se encuentra disponible dentro del propio AutoCAD, constituyendo una vinculación ya tradicional del LISP con este programa.

El Manual de Personalización.

Dentro del manual de personalización se organizan los siguientes apartados:

Personalización básica 

Tipos de línea
Patrones de sombreado
La interfaz de usuario
DIESEL
Fotos y archivos de comando
Interfaces de programación
Formas y tipos de letra
Migración y transferencia

El primer punto corresponde a una descripción general, en el segundo se comentan los tipos de línea disponibles en origen, cómo se gestionan y también la posibilidad de modificar estos o generar otros nuevos a gusto del usuario. En el tercer punto se abordan los “patrones de sombreado” que tienen un tratamiento bastante paralelo con los tipos de línea del punto anterior.

En el punto 4 se aborda la personalización de la “interfaz de usuario” desarrollando la forma de acomodar y/o adaptar los “menús” y la forma de ejecutar las ordenes y comandos  del programa a una necesidad particular o simplemente a nuestros gustos personales. En el punto 5 se comenta un lenguaje específico que permite ajustar o adaptar el comportamiento de los mensajes que el programa escribe a través de la “línea de órdenes”, y también para  automatizar “macros”.

En el apartado 6 se desarrolla y explica la organización de archivos de texto que pueden ejecutar secuencias de comandos y la presentación automatizada de imágenes capturadas de la pantalla gráfica. Esto permite o bien automatizar procesos repetitivos de forma desatendida como el trazado de planos, o bien organizar presentaciones automatizadas.

El punto 7 trata una introducción a las distintas interfaces de programación: LISP, C, ActiveX, VisualBasic, ObjetARX, .NET aunque este tema, tiene lógicamente un recorrido mucho mayor, cuando se interna uno un cualquiera de los sistemas de programación. Dentro de los sistemas de programación, el correspondiente al lenguaje de listas “LISP” siempre ha estado muy ligado al AutoCAD, y ya desde las primeras versiones se incluye un “tutorial específico” sobre este lenguaje, bien explicado y con un ejemplo bastante claro sobre el manejo de las propiedad peculiares de los objetos y entidades gráficas que maneja el programa internamente.

En el punto 8 se desarrolla una forma particular para “codificar” mediante archivos de texto “ASCII”, pequeños símbolos, o incluso “tipografías” de texto, con diseños particulares o personales. Finalmente se dedica el apartado 8 a las peculiaridades de la migración y transferencia entre versiones de los distintos archivos y opciones de personalización, que de todas formas suelen estar bastante bien automatizados durante el proceso de instalación del programa.

Personalización básica

Dentro del apartado de personalización básica, el manual del programa dedica una primera parte a la ubicación de los archivos, tanto los de soporte y personalización del programa, como a los archivos de trabajo.

Incluido en este apartado se comenta también un elemento bastante singular e interesante como es el archivo de configuración “ACAD.PGP”. Este se trata de un archivo de texto plano (ASCII) que se incluye como soporte del propio programa, y mediante el cual, podemos definir y configurar nuevos “comandos” adaptados a nuestras necesidades particulares o a nuestros gustos.

El archivo se encuentra dentro de las carpetas de soporte del programa, aunque se mantiene relativamente oculto por seguridad, y en las versiones actuales del programa se accede a él desde el menú “Herramientas/Personalizar/Editar acad.pgp”. El archivo se abre con el editor “notepad” o bien aquel que hayamos configurado al hacer la instalación, como editor ASCII.

Cuando se abre el archivo, la primera parte contiene unos comentarios y recomendaciones además de las referencias apropiadas, y nos recuerda que es conveniente hacer una copia de seguridad o reserva si vamos a modificar el contenido. El funcionamiento normal es bastante simple ya que se trata de algo similar a los viejos archivos “*.bat” del sistema operativo, aunque definido dentro del entorno de AutoCAD, es decir que el programa “lee” e interpreta su contenido cada vez que se inicia su ejecución.

Dentro del archivo, los comentarios se inician con el carácter “;”, de tal forma que el resto de la línea es ignorada en la “ejecución” del proceso, pero sin embargo resulta muy útil para incluir dentro del propio archivo, algunos comentarios y explicaciones que nos ayudan a entender el funcionamiento y a identificar las referencias de su contenido.

Como ye se ha mencionado, la cabecera del archivo contiene una serie de comentarios generales, y a continuación se encuentra una sección en la que se definen los “comandos externos”. Luego incluyen otro paquete de comentarios con referencias sobre la forma de configurar los “alias de comando” incluyendo a continuación un amplio conjunto ya “preconfigurado”, y también algunas líneas adicionales de comentarios y advertencias.

Comandos externos

El funcionamiento de los “comandos externos”, se basa en escribir en una línea, un conjunto de campos separados por comas con arreglo a un orden y estructura preestablecida que el programa “interpreta” en tiempo de ejecución para poder actuar en consecuencia.

La sintaxis de la línea se explica en la ayuda del programa y tiene una estructura fija de forma que siempre es necesario escribir las “comas” ya que estas constituye el carácter separador entre los campos de datos, y su presencia resulta necesaria, aunque el “dato” correspondiente se encuentre vacío en algún caso particular.

El funcionamiento de cada línea, se basa en escribir en primer lugar el “comando” como una palabra o etiqueta que al ser identificada, cuando nosotros la escribamos posteriormente en la “línea de ordenes” durante la ejecución de AutoCAD, el programa lanzará una llamada al sistema operativo para que se ejecute la “orden”, que hemos escrito en el “segundo” campo de la línea de texto, con arreglo a los parámetros o especificaciones que se han incluido en los demás campos de esa línea.

En conclusión, podemos controlar desde dentro del autocad la ejecución de los comandos del S.O., como la orden “dir” o “type”, o bien iniciar algún programa externo como el editor ASCII “NOTEPAD” o el explorador de archivos “EXPLORER”.

La verdad es que esta utilidad tampoco tiene mucho interés con las versiones actuales del sistema operativo Windows, que ya que actualmente se dispone de una “multitarea” perfectamente implantada y completa, de tal forma que siempre es posible minimizar la ventana de ejecución del AutoCAD sin interrumpir sus tareas, accediendo al escritorio o a cualquier otra ventana del sistema operativo para operar con total independencia y simultaneidad. No obstante en los tiempos del antiguo MS-DOS esto no era posible, y este tipo de utilidad se mantiene aún por compatibilidad con las versiones antiguas.

Alias de Comando

Los “alias de comando” constituyen una utilidad parecida en cuanto a funcionamiento, pero tienen más interés y se configuran en el mismo archivo con una estructura similar a la de las órdenes externas.

En este caso la idea consiste en que podemos escribir en la línea del archivo, una primera palabra o “etiqueta”  que sea de nuestro gusto, y a continuación el nombre del comando o la orden de AutoCAD, que debe ejecutarse cuando escribamos esa primera palabra o etiqueta en la línea de órdenes.

Este mecanismo nos permite establecer un conjunto de “abreviaturas” que puedan resultar cómodas y fáciles de recordar, además de lo suficientemente cortas (una o dos letras), en lugar de los nombres habituales de las órdenes del programa, para que resulte cómodo y rápido escribir la abreviatura (una o dos pulsaciones) en la línea de texto, y ejecutar así el comando o la orden correspondiente.

La sintaxis de la línea de texto es similar, aunque ahora solo tenemos dos campos separados por una coma. El primero es el “alias” que queremos utilizar, y el segundo el nombre del comando precedido por un asterisco. También se puede utilizar el guión para invocar el comando en modo transparente, o el de subrayado para invocarlo en “ingles” con independencia de que la versión de AutCAD pueda estar traducida a otro idioma diferente.

Las abreviaturas incluidas en el archivo pueden abarcar solamente un pequeño conjunto de las órdenes más habituales, o extenderse a todas las que queramos y tampoco existe ninguna restricción, para implantar diferentes abreviaturas sobre una misma orden. La única restricción lógica es que las abreviaturas o “alias” deben ser únicas, ya que en otro caso solo estará vigente la última que se haya escrito dentro del archivo.